TRISCAIDECAFOBIA, EL TERROR AL NÚMERO TRECE.

Cuando un viernes, coincide con el día 13 de cualquier mes, se considera un día de MALA SUERTE en la mayoría de las culturas de Occidente. Existen supersticiones similares en muchas tradiciones; particularmente en Hispanoamérica.
¿Sabías que el viernes, en el mundo cristiano, ha sido considerado históricamente como un día de luto, pues en aquel día de la semana fue crucificado Jesús de Nazareth?
O que el viernes 13 de octubre de 1307, bajo las órdenes de Felipe IV de Francia, apodado el Hermoso, los Caballeros Templarios, con su Gran Maestre Jacques de Molay, fueron capturados y llevados ante el tribunal de la Inquisición para ser juzgados y condenados por supuestos crímenes en contra de la cristiandad y, finalmente, quemados en la hoguera en la Isla de París.


En aquel espantoso e injusto momento, Molay, con su último aliento, exhaló una terrible maldición contra sus ejecutores…
El viernes 13 de diciembre de 1939 en Victoria, Australia, tuvo lugar el llamado “Viernes Negro”, considerado como uno de los peores incendios forestales en la historia de la humanidad…
El viernes 13, octubre de 1972, el vuelo 517 de la Fuerza Aérea Uruguaya se estrelló en los Andes, A bordo iban 40 pasajeros y 5 tripulantes, entre quienes se encontraban integrantes del equipo de rugby Old Christians. Para sobrevivir se alimentaron de sus propios compañeros muertos…


El viernes 13 de noviembre de 1992, fueron asesinadas las “Niñas de Alcácer “, Miriam, Toñi y Desireé…
También fue un viernes 13, noviembre de 2015, cuando Francia sufrió el primero de los atentados terroristas de París…
La lista negra del día Viernes 13, es mucho más larga, pero…¿Somos supersticiosos nosotros? ¿TÚ LO ERES?
La mayoría de las personas, nos mostramos incapaces de reconocer que lo somos.
Aunque a diario – sí, a diario- cumplimos metódicamente con algunos ritos “irracionales” sin percatarnos de ello. Veamos:
– Si tienes una cita personal o de trabajo importante (sobre todo cuando era más frecuente en la “antigua normalidad”), ¿por qué te vistes con esa corbata o ese vestido que te dio “buena suerte” en otras ocasiones, como si tuviera efecto de “Talismán”?
– ¿Cierras rápidamente unas tijeras abiertas, en cuanto las ves, aunque sólo vayas a estar unos segundos en la misma habitación?
– ¿ Aunque estés en una comida de grupo, te inquieta ver como el pan se ha colocado “boca arriba” por parte de los camareros y te apresuras a voltear tu panecillo en cuanto te es posible?
– ¿Tiras una pizca de sal por encima de tu hombro si el salero se ha caído?
– ¿Mojas tu frente con una gota de vino o licor, si aTRISCAIDECAFOBIA, EL TERROR AL NÚMERO TRECE.
Cuando un viernes, coincide con el día 13 de cualquier mes, se considera un día de MALA SUERTE en la mayoría de las culturas de Occidente. Existen supersticiones similares en muchas tradiciones; particularmente en Hispanoamérica.
¿Sabías que el viernes, en el mundo cristiano, ha sido considerado históricamente como un día de luto, pues en aquel día de la semana fue crucificado Jesús de Nazareth?


O que el viernes 13 de octubre de 1307, bajo las órdenes de Felipe IV de Francia, apodado el Hermoso, los Caballeros Templarios, con su Gran Maestre Jacques de Molay, fueron capturados y llevados ante el tribunal de la Inquisición para ser juzgados y condenados por supuestos crímenes en contra de la cristiandad y, finalmente, quemados en la hoguera en la Isla de París.
En aquel espantoso e injusto momento, Molay, con su último aliento, exhaló una terrible maldición contra sus ejecutores…
El viernes 13 de diciembre de 1939 en Victoria, Australia, tuvo lugar el llamado “Viernes Negro”, considerado como uno de los peores incendios forestales en la historia de la humanidad…

El viernes 13, octubre de 1972, el vuelo 517 de la Fuerza Aérea Uruguaya se estrelló en los Andes, A bordo iban 40 pasajeros y 5 tripulantes, entre quienes se encontraban integrantes del equipo de rugby Old Christians. Para sobrevivir se alimentaron de sus propios compañeros muertos…

El viernes 13 de noviembre de 1992, fueron asesinadas las “Niñas de Alcácer “, Miriam, Toñi y Desireé…
También fue un viernes 13, noviembre de 2015, cuando Francia sufrió el primero de los atentados terroristas de París…
La lista negra del día Viernes 13, es mucho más larga, pero…
¿Somos supersticiosos nosotros? ¿TÚ LO ERES?

La mayoría de las personas, nos mostramos incapaces de reconocer que lo somos.
Aunque a diario – sí, a diario- cumplimos metódicamente con algunos ritos “irracionales” sin percatarnos de ello. Veamos:
– Si tienes una cita personal o de trabajo importante (sobre todo cuando era más frecuente en la “antigua normalidad”), ¿por qué te vistes con esa corbata o ese vestido que te dio “buena suerte” en otras ocasiones, como si tuviera efecto de “Talismán”?
– ¿Cierras rápidamente unas tijeras abiertas, en cuanto las ves, aunque sólo vayas a estar unos segundos en la misma habitación?
– ¿ Aunque estés en una comida de grupo, te inquieta ver como el pan se ha colocado “boca arriba” por parte de los camareros y te apresuras a voltear tu panecillo en cuanto te es posible?
– ¿Tiras una pizca de sal por encima de tu hombro si el salero se ha caído?
– ¿Mojas tu frente con una gota de vino o licor, si alguien ha derramado tu copa?
– ¿Evitas poner tu bolso en el suelo, para no tener pérdidas económicas?
Y… Para los más expertos y resabiados…
-¿Si se ha roto un espejo, cuentas los pedazos al recogerlo y lo entierras con igual número de puñados de tierra, para evitar el maleficio que traerá su ruptura?
O bien…
– ¿Te arriesgas a caminar por la orilla de cualquier transitada calle, por no pasar bajo una escalera instalada en la acera?
Voltaire, en su “Diccionario Filosófico” decía:
“Es difícil trazar las fronteras de la superstición. Un francés que viaje por Italia, encontrará casi todo supersticioso, y no se equivoca gran cosa. El arzobispo de Canterbury pretende que el de París es supersticioso; y los presbiterianos formulan idéntico reproche contra su Gracia de Canterbury, y son a su vez motejados de supersticiosos por los cuáqueros, quienes resultan ser los más supersticiosos de los hombres a los ojos de los cristianos”.


Lo dicho, dado los tiempos que nos ha tocado vivir… Sea Viernes 13, o cualquier otro día…
¡”Crucemos los dedos” para salir indemnes de unas y otras cosas!lguien ha derramado tu copa?
– ¿Evitas poner tu bolso en el suelo, para no tener pérdidas económicas?
Y… Para los más expertos y resabiados…
-¿Si se ha roto un espejo, cuentas los pedazos al recogerlo y lo entierras con igual número de puñados de tierra, para evitar el maleficio que traerá su ruptura?
O bien…
– ¿Te arriesgas a caminar por la orilla de cualquier transitada calle, por no pasar bajo una escalera instalada en la acera?
Voltaire, en su “Diccionario Filosófico” decía:
“Es difícil trazar las fronteras de la superstición. Un francés que viaje por Italia, encontrará casi todo supersticioso, y no se equivoca gran cosa. El arzobispo de Canterbury pretende que el de París es supersticioso; y los presbiterianos formulan idéntico reproche contra su Gracia de Canterbury, y son a su vez motejados de supersticiosos por los cuáqueros, quienes resultan ser los más supersticiosos de los hombres a los ojos de los cristianos”.


Lo dicho, dado los tiempos que nos ha tocado vivir… Sea Viernes 13, o cualquier otro día…
¡”Crucemos los dedos” para salir indemnes de unas y otras cosas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *